Challenge

El emprendedor del siglo XXI

Hoy en día es un hecho que los trabajos, tanto en el sector público como en el privado, han tenido un importante descenso, sin tomar en cuenta la búsqueda de candidatos con cierto potencial. La elección de empleo o empleador se está deteriorando progresivamente cada año. Muchos graduados se encuentran desesperados por conseguir cualquier trabajo. Incluso las disciplinas profesionales están ahora entrando rápidamente en el problema del desempleo.

Sin embargo, la necesidad de desarrollar las habilidades empresariales necesarias para ayudar a solucionar los problemas mencionados ha sido sugerida.

La palabra “emprendimiento” puede describirse como una respuesta creativa e innovadora al medio ambiente. Según Higgins, emprendimiento está destinado a la función de ver la inversión y la oportunidad de producción, organizarse en la empresa para emprender un nuevo proceso de producción, reunir capital, contratar mano de obra, organizar el suministro de materias primas, encontrar el sitio, introducir nuevas técnicas y productos, descubrir nuevas fuentes de materias primas y selección de los principales gerentes para el funcionamiento diario de la empresa.

Se puede concluir que el emprendimiento es una habilidad compuesta, que resulta de muchas cualidades y rasgos.

El emprendedor es aquel que con un buen manejo y conocimiento en un área, es capaz de innovar y crear una herramienta para generar ingresos, donde él sea su propio jefe. Puede que tenga un poco de conocimiento sobre el área de negocios, y de cómo ser un buen empresario; pero un emprendedor bien sabe que eso no va a hacer que triunfe necesariamente en el mundo del emprendimiento. Lo que realmente necesita desde un principio es saber lo suficiente sobre un área en específico.

Al principio puede llevar mucho trabajo, y en sí representa un reto para el emprendedor comenzar un nuevo proyecto. Pero de igual manera el mismo se enfoca en los resultados positivos que pueden traer un nuevo negocio, y que todo error o fracaso representa a su vez una enseñanza; siempre con la meta en mente de progresar y crecer en el mundo laboral.

Un emprendedor se caracteriza por enfrentar retos y situaciones difíciles con el suficiente espíritu para iniciar grandes cambios. Es alguien que tiene paciencia para lograr sus objetivos y  que posee una visión clara de sus metas. Esa misma visión es su combustible diario para alcanzar la vida que sueña. Un emprendedor es eficiente y posee competitividad, lo que lo hace una persona llena de iniciativa.

Durante ese camino que es emprender, ellos saben a ciencia cierta que si se caen hay que levantarse, claro que fracasar es algo difícil de superar pero ellos siguen adelante sin rendirse porque ser perseverantes es una de sus más grandes virtudes, confían en si mismos y muestran una actitud positiva ante la vida y ante las adversidades.

Los emprendedores son visionarios, que van detrás de un sueño que cambie al mundo, ya que su enfoque esta en pensar más allá que solo en ellos mismos. No los impulsa el dinero, si no la pasión.

Imaginar, crear e innovar  son cualidades que van de la mano de un emprendedor y son sus bases para crear ideas que solucionen una problemática que rodee a su comunidad.

Es gente con liderazgo que es capaz de convocar a otros porque saben expresar de forma clara y concisa sus emociones.

Un emprendedor no es un empresario, pero definitivamente puede convertirse en uno.

El perfeccionamiento de estas características es una gran fuente de satisfacción personal, que enriquece al ser humano, en cualquier área en la que se desarrolle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *